Pensamiento CristianoJosé M. Martínez y Pablo Martínez Vila
  Inicio   Libros   Folletos   Tema del mes   Sermones   Otras publicaciones   ¡Participe!  
Inicio » Tema del mes » Septiembre 2005 - ¡Tan importante... y tan difícil! | Compartir |
 
Culto Memorial y de Acción de Gracias
por la vida del pastor José M. Martínez
Ver el reportaje fotográfico, el vídeo, la reseña.
 
POR TEMA >
Apologética y Evangelización
El Cristiano, la Sociedad y la Ética
Familia y Relaciones Personales
Navidad
Psicología y Pastoral
Semana Santa
Vida Cristiana y Teología
AÑO 2015 >
AÑO 2013 >
AÑO 2012 >
AÑO 2011 >
AÑO 2010 >
AÑO 2009 >
AÑO 2008 >
AÑO 2007 >
AÑO 2006 >
AÑO 2005 >
Diciembre 2005
La Palabra se hizo carne
Noviembre 2005
Bases para una familia sana (I)
Octubre 2005
¡Juventud!, ¿divino tesoro?
Septiembre 2005
¡Tan importante... y tan difícil!
Jul/Ago 2005
Hay palabras... y palabras
Junio 2005
«Si el mundo os aborrece...»
Mayo 2005
¿Réquiem por la fe cristiana?
Abril 2005
Perdonar y pedir perdón
Marzo 2005
Buscando la paz en las relaciones personales
Febrero 2005
El horror del tsunami
Enero 2005
Tu Dios va delante
AÑO 2004 >
AÑO 2003 >
AÑO 2002 >
AÑO 2001 >
 
Septiembre 2005
Vida Cristiana y Teología / Psicología y Pastoral
Imprimir Tema del mes

¡Tan importante... y tan difícil!

Tan importante que sin él pierde la vida su más dulce sabor; tan importante que hace al ser humano capaz de realizar los más grandes esfuerzos y sacrificios. Tan vital que, como decía Paul Velery, sería horrible una humanidad que careciera de el. Y, sin embargo, nada más difícil que verlo o experimentarlo en su expresión más noble. Frecuentemente es pasión descontrolada, locura... o mero instinto. A menudo suscita inmensas y extrañas sensaciones en una mezcla de entrega y egoísmo, de generosidad y ansias de posesión. Tan maravilloso. Y tan misterioso...

El lector acertará si piensa que estamos refiriéndonos al amor, sentimiento que ha generado admirables actos de abnegación heroica, pero también vilezas impropias de seres con dominio propio. Todavía está fresca en nuestra memoria la imagen de aquel padre que, en la guerra del Irak, acurrucado tras un bidón metálico cubre a un niño, su hijito, para preservarlo de las balas que acabarían con la vida de ambos. Muchos otros ejemplos de amor pueden hallarse en relaciones de amistad. Tal fue el vínculo que unió a David y Jonatán. No menos hermosa es la fraternidad de los creyentes en el disfrute de la comunión cristiana con sus hermanos.

Pero, en contraste con esos ejemplos admirables, nos sentimos estremecidos ante los cuadros horribles que los medios de comunicación ponen ante nosotros: crímenes pasionales, violencia de género, violaciones. En estos casos el amor se trueca en locura, con la consiguiente degradación del más bello de los sentimientos. Uno de los errores de nuestro tiempo es que se confunde el amor con la sexualidad, con lo que en muchos casos los amantes se convierten en simples instrumentos para satisfacer un fuerte deseo de placer. Una vez satisfecho ese deseo, al cabo de un tiempo, el amor se desvanece.

La inestabilidad de todo lo humano

Se observa que en muchos casos el amor no es ni tan noble ni tan estable como suele prometerse. Fácilmente un cambio de circunstancias o de sentimientos es causa de discrepancias, roces, tensiones. Lo que un día parecía indestructible empieza a cuartearse. A medida que transcurre el tiempo, el amor deja de ir en aumento y se hace verdad el símil de que «el amor es como la luna; cuando no crece es que mengua», a menudo hasta extinguirse, dejando tras sí un poso de frustración cuando no de resentimiento hacia la persona que se ha amado. Incluso puede el resentimiento afectar a la vida y sus circunstancias. Consecuencias: amargura de ánimo, aborrecimiento de la existencia misma, depresión. Los sentimientos aparecen revueltos, confusos, en pugna unos con otros. Y surge la declaración que frecuentemente se escucha: «No entiendo lo que me pasa. Odio a esa persona, pero aún la amo; su presencia me tortura, pero no puedo pedirle que se aleje de mí». ¿Qué ha pasado con aquel amor que en un principio se mostraba tan ardoroso, tan romántico. ¿Por qué la miel de la mejor calidad se ha convertido en la más amarga hiel, en carga y tortura? Alguna respuesta a estos interrogantes puede hallarse en la complejidad del ser humano, contradictorio, inconstante; según sus circunstancias, capaz de entregarse a los más nobles ideales y a los sentimientos más viles; a influencias celestiales y a impulsos demoníacos.

¿Es eso todo lo que podemos decir en respuesta a las muchas preguntas que podemos hacernos sobre el amor y el desamor?

Luz que viene de Dios

En las páginas de la Sagrada Escritura hallamos las enseñanzas necesarias para comprender el misterio del ser humano. Creado a imagen de Dios, por la gracia de su Creador puede elevarse a alturas admirables de rectitud y bondad. Pero asimismo la Biblia nos muestra con profusión de ejemplos los abismos de maldad en que puede caer cegado por su egoísmo y sus instintos más bajos. Su vida parece una alternancia dramática entre el bien y el mal; en algunos casos, una simple rendición a tendencias degradantes. Bajo los condicionamientos de esta realidad, el amor a menudo también sufre desfiguración y deterioro, con lo que infinidad de veces se convierte en la causa más frecuente de infelicidad.

Pero el mensaje bíblico es un mensaje de esperanza para las personas que viven piadosamente, anhelantes de una vida conformada por los principios éticos de la Palabra de Dios. Es en esta Palabra donde hallamos las instrucciones más sabias sobre el amor.

El amor tiene su origen en Dios. La primera carta de Juan nos ha dejado la mejor definición que de él tenemos: «Dios es amor» (1 Jn. 4:8). El amor no es un simple atributo; es la esencia de la divinidad. En este hecho radica la inspiración y la fuerza para que los humanos también podamos vivir adecuadamente la experiencia del amor en todos sus planos (amistad, filantropía, matrimonio, relaciones paternofiliales, comunión cristiana entre los creyentes, etc.).

El amor de Dios no es una abstracción de difícil descripción. Es bien visible en la obra redentora que ha llevado a cabo por medio de su Hijo Jesucristo: «Dios nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados» (1 Jn. 4:10, 1 Jn. 4:14). Ese amor maravilloso es la fuente de inspiración para que el cristiano también se distinga por sentimientos, palabras y actos que lo reflejen a ojos del mundo.

La esfera de nuestro amor. Primordialmente hemos de amar a Dios. Razones no nos faltan. «Nosotros le amamos a él porque él nos amó primero» (1 Jn. 4:19). Ese amor no debería ser nunca un amor tibio, débil, sino «con toda nuestra mente, todo nuestro corazón y todas nuestras fuerzas» (Mr. 12:30).

De nuestro amor a Dios ha de brotar el amor a nuestros semejantes: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mr. 12:31; 1 Jn. 4:11-12, 1 Jn. 4:20-21). En especial, debe ser distintivo de la relación entre los hermanos en Cristo. Así corresponde a los discípulos de Jesús (Jn. 15:9-12). Ese amor no se expresa solamente con palabras. Deben hablar también los hechos en todos los planos: moral, espiritual e incluso físico o material (Stg. 2:14-16).

El amor entre los miembros de la Iglesia es un testimonio eficaz de la fe. En la Iglesia primitiva, los paganos, asombrados por esa fraternidad, decían: «Mirad cómo se aman». Fue en el contexto de una iglesia cristiana que Pablo escribió la más maravillosa oda al amor, insuperada hasta el presente. El apóstol ve en la agape cristiana el más admirable de los dones, la más sublime de las virtudes, el «camino más excelente» para vivir santamente en el seno de la comunidad cristiana (1 Co. 12:31). He aquí algunas frases entresacadas de 1 Co. 13: «El amor es paciente, servicial; no tiene envidia; no es jactancioso... no se goza de la injusticia, sino que se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta...» (1 Co. 13:4-7). ¿Hay algo más maravilloso? Con razón Agustín de Hipona decía: «Ama y haz lo que quieras». ¿Simple paradoja? No, pues donde reina el amor, todo lo que la voluntad decide es bueno. El mismo Agustín explica la paradoja al añadir: «Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos.»

La perennidad del amor. Característica del amor auténtico es su duración; «nunca deja de ser» (1 Co. 13:8). La mayoría de amores humanos son tan pasajeros como la pasión. Comparables al fuego que abrasa la hierba seca y se extingue, pronto se desvanecen. Emmanuel Kant ilustraba con gran objetividad la indignidad de ese tipo de amor: «Alcestes dice: "Amo a mi mujer porque es bella, cariñosa y discreta". ¡Cómo! ¿Y si, desfigurada por la enfermedad, agriada por la vejez y pasado el primer encanto dejase de parecerle tan amable? Cuando el fundamento ha desaparecido, ¿qué puede resultar de la inclinación? En cambio el benévolo y sesudo Adrasto pensaba así: «Tengo que tratar a esta persona con amor y respeto porque es mi mujer.»

El amor, distintivo del discipulado cristiano. Poco más queda aquí por decir sobre el tema; pero hay algo que debiéramos recordar y poner en práctica siempre, lo dicho por el Señor Jesús a sus discípulos: «Este es mi mandamiento: "que os améis unos a otros como yo os he amado".» (Jn. 15:12). Sólo así se cumplirá su deseo: «Que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea completo» (Jn. 15:11).

¡Amor! Importante, pero difícil. Difícil, pero no imposible si al sentimiento se une la obediencia a Cristo («Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor» - Jn. 15:10).

A modo de conclusión, recordemos el testimonio del apóstol Pablo: «El amor de Cristo gobierna nuestras vidas» (2 Co. 5:14 DHH). ¿Podemos decir lo mismo nosotros?

José M. Martínez


Copyright © 2005 - José M. Martínez

Ver otros Temas del Mes de Vida Cristiana y Teología
Ver otros Temas del Mes de Psicología y Pastoral

 

Imprimir Tema del mes

Para imprimir este Tema del mes, haga clic aquí Imprimir Tema del mes.

También se ofrece la posibilidad de imprimir todos los Temas del mes de un año en un solo documento:
Temas del mes del año: 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013.

 

Copyright

Los Temas del mes, como todo el material en la web de Pensamiento Cristiano, tiene el copyright de sus autores. Pero se autoriza la reproducción, íntegra y/o parcial, de los Temas del mes, citando siempre el nombre del autor y la procedencia (http://www.pensamientocristiano.com).

 
ESPECIAL PSICOLOGÍA Y PASTORAL >
Perdonar y pedir perdón
NUEVA PREDICACIÓN >
Jesucristo ¡vive!
NUESTRA WEB EN INGLÉS >
Christian Thought
BOLETÍN DE NOTICIAS >
Suscribir...
DONATIVOS >
¡Apoye a Pensamiento Cristiano con un donativo...!
RECOMENDAMOS >
Comentario Expositivo del Nuevo Testamento
Comentario Expositivo del Nuevo Testamento
 
 
Copyright © 2001-2017 - Pensamiento Cristiano